Por qué a algunas chicas el pecho les crece antes

Cuando el pecho de una niña empieza a crecer prematuramente, puede ser señal de que esta va a contraer determinadas enfermedades en el futuro. Hay pruebas de que la pubertad temprana conlleva un mayor riesgo de obesidad, diabetes de tipo 2, enfermedades cardíacas y cáncer, en particular, cáncer de mama. Las niñas cuyos senos se desarrollan antes de los 10 años tienen un riesgo de sufrir esta enfermedad a lo largo de su vida un 20% superior que aquellas cuyo pecho se desarrolla entre los 11 y los 12 años.

Si pudiésemos evitar que el pecho creciese antes de tiempo, seguramente lograríamos reducir el riesgo de que la joven contrajese estas enfermedades. Por desgracia, hasta ahora los científicos no comprendíamos bien los procesos que hacen que algunas chicas desarrollen los senos antes que otras, pero los nuevos descubrimientos de nuestra investigación en la Universidad de Glasgow resuelven en gran parte el misterio y podrían tener como resultado importantes implicaciones para la salud.

Es normal que a las niñas les crezca el pecho alrededor de los 10 años, aunque muchas empiezan antes o después, lo cual a menudo se considera normal e inofensivo. Sin embargo, el mayor riesgo de que las que lo desarrollan antes acaben contrayendo cáncer de mama u otra de las enfermedades mencionadas es un importante motivo de preocupación, por no hablar de otros problemas psicológicos y físicos que pueden presentarse.

Además de con posibles sentimientos de aislamiento y vergüenza, la pubertad temprana está relacionada con una actividad sexual precoz, lo cual puede desembocar en daños emocionales, así como en embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual. Algunos estudios han mostrado correlaciones con la depresión y los trastornos alimentarios. Además, las jóvenes que se desarrollan antes suelen ser altas para su edad, pero más bajas que las verdaderas adultas.